Página de la enfermedad renal crónica

Especialista en enfermedad renal crónica

La Enfermedad Renal Crónica a menudo causa pocos síntomas en sus etapas tempranas, y contar con evaluaciones médicas de rutina es importante para mantener una salud óptima. Como especialista líder en Nefrología en Beverly Hills, California, el Dr. Gura es experto en el diagnóstico y manejo de pacientes con enfermedad renal crónica, ayudándolos a mantenerse lo más saludables posible y a reducir los riesgos de complicaciones.

Preguntas y respuestas sobre la enfermedad renal crónica

¿Qué es la enfermedad renal crónica?

También conocida como insuficiencia renal crónica en sus etapas avanzadas, la enfermedad renal crónica es una condición que se desarrolla cuando la función renal se ha visto afectada durante un largo período.

Los riñones se encargan de filtrar los desechos de la sangre, y cuando no cumplen esa función de forma regular, los productos de desecho pueden acumularse y causar enfermedades graves. La enfermedad renal crónica tiende a desarrollarse durante un largo período de tiempo -a veces años- y puede causar pocos o ningún síntoma perceptible en sus primeras etapas.

¿Cuáles son los factores de riesgo de la enfermedad renal crónica?

La enfermedad renal crónica se ha relacionado con varios factores de riesgo, como la diabetes, la hipertensión arterial, el colesterol alto, la obesidad, la inflamación renal, la poliquistosis renal, las infecciones renales recurrentes, las enfermedades cardíacas, los antecedentes familiares de problemas renales, la edad avanzada, el tabaquismo y la obstrucción prolongada de las vías urinarias como consecuencia de tumores, cálculos renales u otros problemas.

¿Qué síntomas provoca la enfermedad renal crónica?

En sus primeras fases, la enfermedad renal crónica no suele causar síntomas, pero a medida que avanza puede provocar signos y síntomas como náuseas y vómitos, fatiga, problemas para dormir, reducción de la producción de orina, problemas de concentración, pérdida de apetito, hinchazón de pies y tobillos, dolores musculares o calambres y picazón generalizada. Además, a medida que los líquidos y las toxinas se acumulan, puede producirse dificultad para respirar y dolor en el pecho, y la presión arterial puede empezar a aumentar. Dado que los riñones pueden compensar inicialmente la pérdida de función, muchas personas no saben que padecen una enfermedad renal crónica hasta que se han producido daños permanentes. Es importante someterse a evaluaciones médicas periódicas con análisis de sangre y orina para “detectar” la enfermedad en sus primeras fases. Cuando se sospecha que se trata de una enfermedad renal, se puede realizar una biopsia para obtener una pequeña muestra de tejido para su posterior evaluación.

¿Cómo se trata la enfermedad renal crónica?

A veces, la enfermedad renal crónica puede tratarse con cambios en el estilo de vida, medicamentos y diálisis a corto plazo. Pero en muchos casos, el tratamiento se centra en el control de los síntomas para frenar la progresión de la enfermedad y reducir el riesgo de complicaciones. Los pacientes que siguen avanzando pueden necesitar diálisis continua y un trasplante de riñón.